<

viernes, 16/03/2018

En la tertulia cultural del 14 de marzo María Martin Vivar, psicóloga infantojuvenil nos dibujó un mapa para saber construir la propia identidad.

¿Duermo o sigo con la serie? Mañana tengo examen.

Estas y otras preguntas parecidas que invaden nuestro día, reflejan que en el hombre hay varias dimensiones. Con cierta facilidad estas dimensiones entran en conflicto. Conseguir armonizarlas y hasta llegar a una unidad no es solo un reto. De esa tarea depende nuestra identidad.

Empezó la tertulia animándonos a preguntarnos: ¿quién soy yo? Pregunta que nos acompaña toda la vida. Pregunta que muestra que somos únicos. Saber responderla manifiesta que hemos sabido enlazar nuestras dimensiones y construir nuestro relato. Una tarea para toda la vida.

 

¿Quién soy yo?

“Soy médico, me gusta la lectura y soy una friki de la música”, puede ser una respuesta. “Soy apasionada, alegre y me dan miedo las serpientes”, puede ser otra. La primera respuesta describe actividades que haces y la segunda cualidades que responden a tu forma de ser. El ser está en la base del hacer.

En el plano del hacer, el hombre puede analizarse. Decidirse a controlar sus actividades. Evaluar metas, retos, planes, proyectos. Esto da seguridad cuando sale según las expectativas, pero a la vez encierra en un agobio perfeccionista. El miedo al fracaso, a no cumplir unas expectativas ajenas pero sobre todo propias. Entonces, la autoestima y la felicidad personal se mueven en arenas movedizas. 

Conocer nuestro modo de ser es más difícil. Exige atención, reflexión, autenticidad con uno mismo. Nos descubrimos en cómo actuamos, reaccionamos, descansamos, nos relacionamos. Los demás son nuestro mejor espejo. Aprender a hacer buenos amigos.  A dialogar y aceptar lo que nos dicen las personas más cercanas para poder acceder a nuestro yo y desde ahí construir nuestra identidad. Construir poco a poco nuestro un único relato: lo que hacemos responde a lo que somos.          

  

¿Cuáles son las dimensiones del hombre?

La dimensión corporal, la psicológica y la espiritual son tres dimensiones que están llamadas a amigarse para salvaguardar la salud y la felicidad. “¿Duermo o sigo con la serie? Mañana tengo examen”, manifiesta cómo la necesidad fisiológica del descanso entra en conflicto con la situación emocional (psicológica) de estar enganchada a la serie. Para resolver este conflicto, es necesaria la intervención de un juicio dejando entrever la dimensión espiritual: ¿qué sentido tiene para mí hacer el examen?

Al hilo de ejemplos y cuestiones que suscitaba, María nos fue mostrando lo característico de cada una de las dimensiones, especialmente la psicológica. Cómo interactúan y cómo amigarlas. Muchas gracias María.

Ver todas las Entradas


Construir la propia identidad. Maria Martín Vivar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y/o mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información haciendo click aquí.

llamar